Eran las 10:30 de la mañana cuando recibió la llamada:

“Señora Martínez, por favor venga por su hija, se siente muy mal”.
Sin pensarlo, se levantó de su escritorio y salió del trabajo en dirección al coche.
De camino al Kinder se detuvo rápidamente a comprar las medicinas, pero algo terrible sucedió. ¡Dejó las llaves del coche adentro!
Pensando en su pequeña de 4 años llorando en la oficina de la directora, la mamá comenzó a rezar:
Por favor Dios, ¡ayúdame!
De pronto apareció un chavo banda lleno de tatuajes, con lentes oscuros y pelos parados.
“¿En qué le ayudo seño?”
Ella le platicó el problema.
“No se preocupe”. Sacó un gancho de su mochila y abrió el coche en un, dos por tres.
“Muchas gracias. Le acabo de pedirle a Dios que me enviara ayuda y, mire… ¡Es usted un muy buen hombre!”
Apenado, el chavo se hizo para atrás y le dijo: “Ni tanto güerita. Acabo de salir de la cárcel por robar coches”.
La señora volteó hacia el cielo y dijo:
“Muchas gracias por enviarme a un profesional”.

 

Todos tenemos fortalezas y habilidades específicas, pero no podemos saberlo todo.
¿Crees que ahorrarás tiempo y dinero tratando de solucionarlo con tu esfuerzo? Recuerda que si empeoras las cosas no ganas aplausos, y que el fracaso no te posiciona adelante de los demás. Claro que puedes aprender y mejorar… siempre y cuando lo hagas de un profesional.
El dicho: “La práctica hace al maestro”, estaría mejor si dijera: “La práctica correcta hace al maestro”.

 

Un coach  te ayuda a decir lo que no querías escuchar y a ver lo que evitabas notar, para convertirte en quien siempre has sabido que puedes ser.

 

Si quieres desarrollar tu carácter creando los hábitos necesarios, la actitud adecuada, habilidades poderosas, pensamiento enfocado y creencias acordes a la persona que necesitas ser, para hacer y tener lo que deseas, toma coaching conmigo. Yo te ayudaré a lograr tus metas.

 

El viejo refrán: “el tiempo es dinero”, es muy cierto. ¿Para qué desperdiciar tu tiempo y dinero cuando tienes al alcance la ayuda para lograr lo que quieres en la vida?
Admitir tus propias debilidades es un signo de fortaleza.

 

Juntos crearemos una estrategia clara, con acciones específicas para lograr lo que deseas.

 

Hoy es un excelente día para comenzar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Muchas gracias por leer el artículo.
¿Tienes alguna sugerencia que te gustaría compartir? Deja una nota en la sección de comentarios abajo.

Si te gustó este artículo, compártelo con los botones de medios sociales en la parte inferior del mensaje.

¡Gracias y hasta el próximo artículo!

Vic

 

¿Para qué contrato a un coach profesional?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: