mago_rody_portada

En 1985 el niño Rody Mercado hacía magia en el programa Chiquilladas. Con su capa negra y sombrero de copa, movía la varita mágica diciendo: chin, pun, pan, tortillas, papas… que aparezca un conejo. Un gato salía de el.

Todos somos magos.
Así le parece a esa persona sin experiencia, habilidad o información que te ve con ojos de plato y boca abierta, mientras platicas la manera en que resolviste la situación. Estás haciendo magia, pues el ojón, no tiene ni idea de cómo lo conseguiste. Existe una magia tan poderosa que cambia vidas: Tu reflexión semanal.
Para hacer la magia necesitas:

  • Escribir en tu diario de lunes a viernes.
  • Visualizar en tu Hora Máxima.
  • Invertir 1 hora el sábado.

A esta magia la llamo herramienta de segundo nivel, pues necesitas el resultado de algunas herramientas de primer nivel, como el diario y la visualización. Si aún no realizas estas herramientas ve a los artículos que he escrito al respecto.

Así realiza su reflexión semanal el buen Jilverio.
Se despertó a las 6 de la mañana, motivado, entusiasmado porque hoy le tocaba su reflexión semanal.
-Tengo que mantener calmada a Maramenia.- Le dio un beso mañanero.
-Bien, ya solo me faltan mis dos hijos, les dejaré un gran plato de cereal afuera de su cuarto, seguro que se entretendrán un rato cuando despierten.-

Llegó a su santuario (ese lugar en tu casa que te sirve para realizar tu sistema de crecimiento personal como meditar, escribir, visualizar…) con todos los dispositivos apagados.
-Bien, ya estaba saboreándome este momento, no aguanto las ganas de revivir esos logros tremendos de la semana-. Cerró los ojos mientras se acomodaba en su silla. Recta para no quedarse dormido. Inhaló profundo por la nariz y mantuvo la respiración diez segundos para exhalar lento y repetir el proceso 2 veces más.
-Ahora sí, ya está, ahí estoy yo dejando el plato de cereal para los chavos, y ahí dándole un beso a mi amada. En la noche, ¿qué tal dormí? Muy bien, salvo ese méndigo mosquito de las 2 am. Primera nota mental: Pondré laminitas Raid, antes de dormirme.
Ok, venga, ¿qué más? Ahí estoy el viernes en la noche llegando de la chamba, qué hambre traía. Abrí el refri y me zampé 2 salchichas. Ya no tenía hambre para comerme la sandía que había cortado mi esposa. Esto mismo sucedió el lunes y jueves. Segunda nota mental: Cuando llegue del trabajo subo directo a dejar mis cosas a la oficina. Así le ayudaré al ejercicio que hago a bajar más rápido de peso. Yes! Voy muy bien.
Ok, ¿qué más?… ¡ah sí! el jueves en la tarde logré mantener  contacto visual con Ximena. Conecté emocionalmente como nunca antes. Tercera nota mental: Sigo repitiendo mi frase de cambio: Disfruto ver a las personas a los ojos. Me encanta ver a los ojos de la persona. Seguro que esto me ayuda a elevar mi confianza en mi mismo. ¡Órale ya son varias notas!, las apuntaré pa’ que no se me olviden.
¡Muy bien! ¿qué más?… Ah pues el miércoles rompí mi record de velocidad, me encanta correr rapidísimo. Continúo haciendo esto.
El martes hablé de maravilla en la junta, seguro la preparación marca una diferencia.
Y el lunes jugué demasiado en la mañana. Limito mis tiempos para jugar en mi teléfono: sólo dos veces al día de 15 minutos cada una.
¿Uy! y el domingo estuvo padrísimo, fuimos a explorar el río, ¡qué bien la pasamos en familia!-

Mis notas.

¿Qué estoy haciendo bien?

  • Darle besos mañaneros a mi esposa.
  • Mantener el contacto visual.
  • Corro cada día más rápido.
  • Preparo mis juntas.
  • Salimos los domingos en familia.

 

¿Qué mejoraré?

  • Laminitas antes de dormir
  • Me subo directo a la oficina cuando llegue de la chamba.
  • Solo juego 2 veces al día. 15 minutos cada vez.

 

¿Cuándo aplicaré lo que hago bien?

  • El martes con Daniela, la veo a los ojos.
  • El viernes a las 6 pm y lunes a las 10 am, preparo mi junta del martes.

-Listo. ¡Esta semana será todavía mejor!

Como ya te diste cuenta, la clave está en descubrir lo que hiciste bien y repetirlo en la siguiente semana. Lo que estás haciendo mal, y corregirlo.

Tan sencillo como sacar un conejo del sombrero.

Sigue siendo extraordinario.
Vic

Chin, pun, pan, tortillas, papas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: