Cuando atraviesas por una crisis o adversidad, o te exiges el máximo para sacar un proyecto, existe un momento en el que truenas, casi puedes sentir que algo se rompe en tu cuerpo. Te estás expandiendo. Y es un momento extraordinario porque, con pruebas, sabes que has crecido.

¿Ya detectaste ese momento?, déjame ayudarte:
Piensa cuando fue la última vez que pasaste por un problemón.
Trata de analizar el momento cúspide: tal vez explotaste, lloraste, te deprimiste… y visualízalo:

  • ¿En dónde estabas?
  • ¿Cómo estabas vestido?
  • ¿Con quién estabas?
  • ¿Qué estaba pasando?

Encuentra el momento en el que explotó el globo, cuando el botón se voló.
Quieres demostrarte a ti mismo que te has expandido.


Como bono, reflexiona:

  • ¿Qué aprendí de esa expansión, y
  • ¿Cómo utilizaré ese aprendizaje el día de hoy.

Venga! Sigamos volando botones!

Revienta el botón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: