Si te preguntas cuáles son esos frenos que te impiden alcanzar tus objetivos, es probable que tus hábitos tóxicos estén obstaculizándote. Reconócelos y actúa.

Te comiste tremendo pozole mientras veías la película de horror a la 1 de la mañana. Al día siguiente, de camino a tu trabajo, tarde, desvelado y de malas, te preguntas: ¿Qué tendré que cambiar en mi vida?

Aunque ahora te parezca muy claro, millones de personas no consiguen mejorar porque desconocen sus hábitos, ya sean tóxicos o exitosos. Tu carácter está compuesto por el conjunto de hábitos, y construyes un hábito cuando repites todos los días la misma acción durante dos meses.

ColorSplash 18072014-AReconoce tus hábitos

Escribe en una hoja: Mis hábitos Tóxicos / Mis hábitos Exitosos. Debajo de cada título, anota todos los hábitos que detectes en los siguientes 5 minutos de reflexión. Continúa con el llenado de esta hoja por 7 días más.

Te asombrará lo que escribes en el último día y que por cierto, ni idea tenías en el primero.

Por ejemplo, una lista de hábitos tóxicos sería:

• Desvelarme
• Cenar mucho
• Levantarme varias veces por la noche
• No desayunar
• Dejar todo por todos lados
• Impuntual, etc.

Existen muchísimos más, se trata de que encuentres los tuyos.

Y de hábitos exitosos:

• Dormirme a las 9 o 10 pm
• Cenar hasta las 7 y 8 pm
• Despertarme a las 5 de la mañana para trabajar en mi persona
• Desayunar equilibrado
• Colocar cada cosa en un lugar
• Planear mi día
• Escribir en mi diario
• Leer
• Reflexionar
• Meditar
• Visualizar
• Y muchos más.

Nuevamente, ningún hábito es mejor que otro. Se trata de que conozcas en quién te quieres convertir e identifiques los hábitos que necesitas formar para ser esa persona. Si se te dificulta identificarlos, puedes aprender de esa persona que admiras, que ya recorrió el camino y que se parece a quien te quieres convertir. ¿Qué hábitos tiene?, le puedes preguntar.

Ahora, rompe esa hoja por la mitad, destruye la que contiene tus hábitos tóxicos y enfócate en tus hábitos exitosos. Alimenta todos los días tus hábitos exitosos. Poco a poco ocuparán más parte de tu tiempo y atención,  e irán desapareciendo los tóxicos.

Sé intencional para formar los nuevos hábitos:

Imprime el calendario del mes y colócalo al lado de tu cama. Antes de dormirte reflexiona si realizaste la acción necesaria para formar el hábito y escribe en el día de hoy una palomita o cruz.

Trata de ver con los ojos de tu mente lo que sucedía en el momento en que realizaste (o no) la acción. Lo que quieres es aclarar tu vida, y encontrar patrones que te estén ayudando o deteniendo a realizar la acción. Por ejemplo: Si quieres formar el hábito de la paciencia y hoy no lo conseguiste porque te desesperaste con los integrantes de tu equipo, recuerda el momento y trata de encontrar lo que sí puedes controlar, tal vez tu teléfono no dejaba de sonar y te estresaste de más, o llegaste tarde a la reunión.  Realiza los cambios necesarios.

Celebra tus avances

Por la mañana ve tu calendario y celebra si tienes más palomitas que taches. Alza los brazos o sonríe. Siéntete agradecido por estar mejorando. Poco a poco irán apareciendo más palomitas.

Si existen más taches, enfócate en el día que sí lograste tu acción y encuentra la razón por la cual lo conseguiste. Luego trata de repetirlo.

Recuerda que en esta vida no obtienes lo que quieres; obtienes lo que eres. Y en gran medida eres tu carácter, que se compone por el conjunto de hábitos.

ASÍ QUE PARA SER MÁS FELIZ Y EXITOSO, NO TE ENFOQUES EN TU CAPACIDAD, ENFÓCATE EN TU CARÁCTER.

 

 

Tus hábitos tóxicos y hábitos de éxito
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: